El insomnio afecta a muchas personas en el mundo

El insomnio es más que un trastorno psicológico, donde existe una ausencia anormal del sueño y una dificultad para poder conciliarlo.
Se puede producir por muchas razones, pero su principal detonante es a través del sistema nervioso central luego de una angustia, ansiedad, estrés, depresión, u otros trastornos emocionales.
El insomnio es una enfermedad grave, ya que el no poder dormir con normalidad puede afectar notablemente tus actividades diarias. Para determinar si una persona sufre o no de insomnio, debe acudir a un centro médico con un especialista en neurología, debido a que ellos son los encargados de estudiar todo lo concerniente al cerebro.

Insomnio: causas más comunes

Si tuviste un día muy estresante donde ni siquiera puedes relajarte a pesar de haber llegado a tu casa, es muy probable que durante la noche sufras de insomnio. Lo mismo sucede cuando algo te angustia, cuando sientes mucha ansiedad, si eres una persona depresiva, si tienes una alimentación inadecuada (especialmente en las noches antes de dormir) y/o si llevas una vida sedentaria, es decir sin realizar actividad física.
Estos malos hábitos generan una carga pesada en tu cuerpo que dificulta dormir con tranquilidad. Sin embargo, este problema de salud se deriva también de algunas enfermedades crónicas: cardiovasculares, asmáticas, digestivas, reumáticas o producto de la toma de ciertos medicamentos que puedan alterar el sueño.
En muchos casos suele ocurrir que duermes plácidamente por unas horas, pero te despiertas a mitad de la noche sin razón aparente. Probablemente al día siguiente te sientas mal, como no hubieses descansado adecuadamente. Pero no te preocupes, esta interrupción en el descanso es algo muy natural y le sucede a todo tipo de personas sin distinguir sexo o edad.

Sin embargo, cabe acotar, que existe un mayor riesgo de padecer esta enfermedad en personas desempleadas, sedentarias, que llevan una vida estresante, consumidores de alcohol y cafeína, fumadoras, depresivas y ansiosas.

Tipos de insomnio

El insomnio genera mal humor, falta de apetito y diversos síntomas que afectan el día a día.

Para cerciorarse del estado de gravedad de este problema de salud, es necesario acudir con un médico especialista. En este caso, se realizarán las respectivas pruebas de laboratorio o resonancias magnéticas.
Por lo tanto, existen dos tipos de insomnio: agudo o crónico. Si es agudo, nos referimos a que es de corta duración y puede durar días o semanas. Asimismo, se ha comprobado que aparece por estrés y/o por vivir situaciones traumáticas.
El crónico, por el contrario, tiene una duración más prolongada y dura meses enteros. Esta tipología es secundaria, es decir, que se debe a un síntoma o algún efecto secundario de un medicamento para tratar afecciones respiratorias, cardiovasculares, depresivas, etc. En este caso, el médico recetará medicamentos para dormir.

Consecuencias del insomnio

Al sufrir de insomnio puedes padecer de un sueño excesivo, especialmente durante el día, sumado a una gran falta de energía (que deberás recuperar con otros métodos, como por ejemplo mediante suplementos vitamínicos). Este estilo de vida trae consecuencias graves a la salud, ya que el descanso es vital para el ser humano.
La somnolencia, así como las variaciones en el estado anímico de la persona, sin razón aparente, son dos de las tantas consecuencias que acarrea la falta de sueño. El comportamiento se torna muy irritable o depresivo, ocasionando un déficit considerable en el desempeño óptimo de sus actividades diarias, tanto en el trabajo como en los estudios. Todo se torna más difícil: concentrarse o prestar atención, aprender algo nuevo o incluso tendrá fallas en su memoria.

Insomnio: tratamiento

Los mejores tratamientos médicos para curar este problema de salud son medidas generales que se pueden aplicar a cualquier paciente con insomnio. Se denominan reglas del buen dormir y se detallan a continuación:

El insomnio crónico produce mucho malestar

•Reducir el tiempo en cama. Lo ideal es descansar 8 horas diarias, según estudios científicos en la medicina del sueño.
•Evitar tomar siestas. Hay que mantener la mente ocupada y muy activa para no dormir durante el día.
•Evitar el consumo de café, alcohol y fumar. Estos malos hábitos pueden generar problemas al dormir.
•Evitar ejercicios intensos, especialmente cerca de la hora de dormir.
Otras medidas para tratar esta enfermedad, son las farmacológicas. Actualmente, se encuentran en el mercado variados medicamentos para tratar ambas tipologías, como los sedantes o hipnóticos. Sin embargo, es el médico especialista que se encargará de identificar las causas que lo provocan y así recetar la medicina más adecuada.

Recomendaciones para combatir el trastorno del sueño

Para evitar esta enfermedad o combatirla si ya la padeces, puedes realizar cosas sencillas y probar con remedios que puedes hacer en casa, de forma natural. En primer lugar debes cuidar tu alimentación. No comas alimentos que te generen pesadez en el estómago, trata de consumir una cena ligera acompañada de un té u otra bebida caliente de tu preferencia (sin cafeína) para que te ayude a dormir.
Otra opción, es acudir con un especialista en psicología para que ayude a la persona a determinar las causas exactas del este problema por medio de una terapia denominada cognitiva conductual. También puedes realizar otras terapias alternativas, como por ejemplo: acupuntura, yoga o incluso la musicoterapia.
Las personas que padecen insomnio usan este momento para ser creativos. Algunos consideran que es ahí donde aparece la musa y salen a relucir las mejores ideas. Si por el contrario, no cuentas con ese toque de creatividad, puedes optar por leer o ver una película de temática relajada que no altere tu estado emocional antes de conciliar el sueño.

 

Temas relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba