Las monjas son mujeres que dedican toda su vida a Dios. Pueden adquirir diversos rangos según el tipo de tarea al que se encuentren más abocadas. Soñar con monja se suele relacionar con nuestra devoción y con el fuerte vínculo que tenemos con Dios, al cual alimentamos día a día. Por lo tanto, este sueño sugiere obediencia, disciplina, humildad, compromiso y restricciones. Al igual que soñar con sacerdote, se trata de un sueño un tanto inquietante, sobre todo si no practicamos ninguna religión. A continuación te invito a descubrir las distintas interpretaciones de soñar con monjas.

Soñar que tenemos relaciones sexuales con una monja

Hace alusión a lo prohibido e inmoral. Es posible que sintamos que la sociedad esté reprimiendo nuestros deseos, los cuales no necesariamente deben ser carnales. Nos urge expresar libremente todos nuestros sentimientos y emociones, pues estamos cansados de reservar o esconder las opiniones personales por temor al qué dirán y a que nuestros pares nos señalen con el dedo por nuestra manera de pensar tan particular. El primer paso es aceptarnos tal cual somos, con nuestros defectos y virtudes. Para ampliar el significado de este sueño, te sugiero que leas soñar con hacer el amor.

Soñar que somos monjas

Quiere decir que debemos acatar ciertas órdenes de jefes o padres, pero no compartimos los verdaderos intereses que se esconden detrás de ellas. Estamos convencidos que «el fin no justifica los medios» y no podemos actuar en contra de nuestros principios. Exponer lo que pensamos seguramente nos conducirá a una disputa o confrontación, por lo que dependerá de nosotros mismos continuar agachando la cabeza frente a nuestros superiores o hacerles frente dejando bien en claro nuestros ideales.

Soñar que vemos a una monja rezando

Es señal de redención. Nos sentimos culpables por ciertas imprudencias cometidas y por los prejuicios que nos resultan difíciles de erradicar. Rezar es una forma de elevar nuestras plegarias a la Virgen María, Jesús o los Santos cuando estamos en una etapa de disconformidad o desesperación, pero también es la vía que tenemos para agradecer por la vida que llevamos.

Soñar hablando con una monja

Sugiere que estamos bien encaminados y que las decisiones tomadas solo nos traerán felicidad. La interpretación del sueño también indica que las personas que nos rodean, desean lo mejor para nosotros y que son capaces de hacer cualquier cosa con tal de ayudarnos. Sepamos apreciar las buenas acciones de la gente y no seamos desagradecidos con quienes verdaderamente nos aman.

Soñar con un convento lleno de monjas

Indica que sentimos una gran admiración por aquellas personas que persiguen sus sueños y que pese a las adversidades logran cumplirlos. Siempre es bueno tener un punto de referencia en la vida, y saber qué es lo que realmente queremos para nosotros. Simplemente tengamos en mente que no todas las personas atravesamos las mismas experiencias, ni tampoco tenemos el mismo tiempo de maduración, por lo que no debemos desanimarnos ni sentir celos o envidia por el progreso ajeno.

En general, las monjas en los sueños representan las limitaciones que nosotros mismos nos ponemos frente a las situaciones. Para seguir adelante, es imprescindible romper ciertos esquemas y deshacernos de la rutina que nos tiene estancados. Soñar con monjas advierte que, si bien debemos respetar las normas, no está mal pensar diferente y actuar conforme a nuestra personalidad.

Otros sueños

¿Has tenido otro sueño? ¿Te gustaría leer su interpretación? Te invito a que revises nuestro diccionario de los sueños para que encuentres tu sueño y su significado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba